jueves

¡ G o V e g e t a r i a n !


Día internacional sin comer carne...
(Ojala todo el año fuese este día)
¿Por qué no consumirla?
Por tu salud:
La grasa de origen animal aumenta en un 40% más de posibilidades de sufrir cáncer y de padecer enfermedades cardíacas, además de aumentar el riesgo a infarto, obesidad, apendicitis, osteoporosis, artritis, diabetes e intoxicación. "Una dieta ausente de productos de origen animal ha probado ser un arma extraordinaria contra enfermedades como el cáncer, diabetes, Alzheimer, la obesidad, los problemas cardíacos y una larga lista de dolencias. La gente come carne por gusto, al igual que bebe alcohol o fuma tabaco, pero ningún médico responsable recomendaría el consumo de ninguno de esos tres productos para conservar una salud óptima", explica el presidente Physicians Committee for Responsible Medicine, Dr. Neal Barnard.
Por el planeta:
Las granjas industriales de la actualidad producen una contaminación ambiental que las generaciones venideras se verán obligadas a pagar. La cría de animales para el consumo humano requiere más de la mitad del agua potable utilizada en los países industrializados y sus deshechos son uno de los mayores contaminantes que existen para el suelo y los ríos. Muy lejos está la imagen bucólica de los animales al aire libre, porque para satisfacer las necesidades del mercado, las técnicas de crianza han desarrollado verdaderas fábricas de carne, donde los purines, agua contaminada y restos orgánicos son arrojados al mar, ríos y campos.
Por solidaridad:
El 90% de la avena, 85% del maíz y 80% de la soja producida en los Estados Unidos se da al ganado. Piense en ese dato: para producir un kilo de carne se invierten hasta 20 kilos de cereales y soya perfectamente consumible por humanos. "Soy vegetariano por una razón de justicia. La producción y consumo de carne desperdicia ingente cantidad de alimentos que podrían solucionar el hambre en el mundo. Los países industrializados prefieren no negarse el placer de comer carne en lugar de hacer un bien a la humanidad. Tanto hombres como animales necesitan un trato justo, y yo no voy a eludir la responsabilidad que tengo hacia ellos", explica el filósofo Peter Singer, profesor de Ética Práctica de la Universidad de Princeton.
Por los animales:
Sólo en España se sacrifican más de 750 millones de animales al año para el consumo humano, y en Estados Unidos, unos 25 mil millones. Los animales de las granjas industriales son tratados como máquinas. Pasan sus cortas vidas en lugares abarrotados y pestilentes, y en algunos casos están tan hacinados que ni siquiera pueden girarse ni extender un ala. para la mayoría, la única oportunidad que tienende respirar aire fresco es cuando se les lleva al matadero. Se cuelga a los animales boca abajo y se les corta la garganta, normalmente mientras todavía están conscientes. Al comer carne, estás siendo cómplice de esa crueldad.

domingo

No AiRe ... =(



Manantial de preguntas sin respuesta
Es mi vida de ahora.
Piedra auditiva
Privada
De luz.

Mi palabra como el tacto
Invoca placeres que llegan:
Brisa, abrazo, suspiro de belleza,
Lamento de amor sin
Respuesta.

Placeres que se colman solitarios
Ruinas que se levantan y nuevamente
Mueren.

Como un árbol en la llanura del desierto
Como un cuadro en el abismo del espacio
Como una nube en los ojos del ciego
Mi deseo te busca y se expande
Fatigado,
Entre esperanzas
Ya muertas
Donde no sopla
Ni siquiera
El no aire.

miércoles

(`*•.¸HaDeS pLuToN¸.•*´)

video

Cover de mirrors, fragile has died,

Leaving but a starless ruin behind !

Shatter the mirrors, so that he can never be called,

Back fron the blessed silence of his sacred vault ...

lunes

Réquiem






Morir, dejarlo todo, abandonar el sufrimiento a través del sufrimiento. El paso de la vida a la muerte, antes y después, el deseo agonizante del espíritu, las sombras de la conciencia, la imperfección más pura, toda la realidad en evidencia a lomos del escepticismo, el dejar de saber, el no comprender el fenómeno de la vida y la otra edad. El silencio, calma tras la agonía, la búsqueda que hallar el letargo que nos arrastra, el rayo de la carne buscando a la carne, las últimas guaridas del hombre embarcado en su destino, el golpe de vida, la ilusión taciturna del romántico que navega por su trascendencia, el surco del corazón en busca del alma.

La distancia del que nada posee ni a nadie, tan sólo a su misterio. El cántico espiritual de la tristeza, la alegría, el dolor… esa búsqueda sublime que nos hace perennes en la impermanencia. El abismo de la vida, cultivado de quimeras y visiones, la pobre esperanza del que espera el olvido eterno. Sueños de abandono, renuncias flacas y despertares imposibles, abrazo, abrazo fraternal de comprensión.

Morir, dejarlo todo, abandonar el sufrimiento a través de la desdicha divina del ciclo último, perder el aliento en la emoción plena de la posibilidad. Acertar en el rito de la despedida, aquel que anuncie la elección del corazón fatigado de esperar. Cerrar la puerta, abrir la vida verdadera, la senda intransitable de la esperanza.

Vivir, acechar la respuesta del susurro, despertar, sí, despertar por fin contra la innata pulsión de la supervivencia. Entregar el alma a lo posible, a lo venidero, a lo inescrutable. Quedarse quieto, mudo, insólito ante el nuevo amanecer. No arrastrar las desvencijadas siluetas de un pasado perdido, absorber el futuro en un estado de calma desplegada, resurgir del océano tras el naufragio de la existencia, resurgir amando la naturaleza impropia, la inoportuna necesidad del hambre y la sed. Abandonar el alimento en busca de la verdad del alma.

Salir del samsara una y otra vez, alentando al corazón, el goce de lo humano, la respiración. Perderlo todo, la frágil conciencia, la perpetua conciencia, el árido devenir, la fatal ilusión, el calor. Llegar a la luz última, al frío del camino elegido, el del abandono, la renuncia, el del clamor constante del existir sin existencia.

viernes

FiNgiReMoS . . .


Mi mundo lo creé debajo de las rocas,
ahí donde los escarabajos tejen sus trampas.

Aún cuando el mundo no bastaba,
los reuní a todos debajo de mis ojos,
los arrodillé, miré dentro de sus penas,
sus pensamientos,
miré tanto que quedé ciega
miré tanto que no podía mirar otra cosa,
miré tanto que lloré sangre.

Aún la sangre era demasiado para ellos
no sé qué pasó en ese momento,
ellos me intimidaron, me tiraron al suelo
abusaron de su instinto y del mío.

Creé mi mundo en el agua
para sentirme mas limpia
pero la basura de tu recuerdo
me mancha la memoria y el alma.

Creé mi mundo en arena
y me amarré a la tuya,
y no me importa si finges
si expiras gemidos falsos
mientras regreses al día siguiente
y hasta que caiga el telón, actúes como a diario.

Crearé mi mundo en el cielo,
y miraré hacia abajo,
miraré como te retuerces
como me extrañarán tus piernas
como me ansiarán tus labios...
me reiré mientras lo haces.

Cuando estés en el infierno
ahogándote en cenizas
te tiraré mis lágrimas
para calmar la sed
de tus cansados huesos.

Crearé mi mundo sin mundo
sin intentar hacer nada
pasará el tiempo y el cuerpo
ya no resistirá mi alma.

Crearé otro mundo.

Crearé otra forma
y estará tan bien ubicado
en un lugar debajo de las rocas, en agua,
en arena, en el cielo y el infierno.

Crearé un mundo extraviado
donde estemos solos y donde tu cuerpo y el mío
se unan en un rito fingido,
en un encuentro fingido,
donde fingiré que me duele
y tu fingirás que te gusta.

Uniré tu alma a la mía,
y no fingiré que te amo
y aunque no sientas lo mismo
fingiré que no me importa
y aunque no sientas lo mismo
fingiré que no estoy sola.

Crearé mi mundo debajo de las rocas
donde llorar no consuela
y ríes para estar triste
donde se finge el placer infinito
donde no necesito fingir que te amo
por que te amo y me amas,
pero finges que no me he dado cuenta.